Ajoblanco al estilo de Málaga

Ajoblanco al estilo de Málaga, la principal virtud de esta sopa y del resto de ellas, es su extraordinaria versatilidad. Se pueden tomar como entrantes, pues son ideales para abrir el apetito (el gastrónomo francés Brillat-Savarin equiparaba la sopa a la obertura de una ópera), como plato único (con legumbres, carnes o pescado, constituyen un alimento completo) e incluso como postre (las sopas de frutas, como fresas o cerezas, típicas del centro de Europa, que la cocina de autor ha incorporado en sus menús). Son adecuadas para cualquier momento del día, aunque muchos las prefieran por la noche, calientes y reconfortantes, y para cualquier temporada u ocasión: el gazpacho y el ajoblanco veraniegos, la sopa de pescado, de cebolla, de ajo, o las sopas marineras para celebraciones con amigos y, como no, el ajoblanco.

 Para 4 personas

Dificultad: baja

Tiempo: 30 minutos

 Ingredientes:

  • 250 g de miga de pan
  • 150 g de almendras
  • 4 dientes de ajo
  • 1 litro de agua
  • 50 ml de aceite de oliva virgen
  • 2 cucharadas de vinagre
  • Picatostes para decorar (opcional)
  • Cebollino para decorar (opcional)
  • sal

Preparación:

  1. Primeramente, poner a remojar la miga de pan en un recipiente con 200 ml de agua.
  2. Después, cuando haya absorbido casi toda el agua, escurrir y reservar la miga de pan y el agua del remojo por separado.
  3. En un cazo con agua hirviendo, escaldar las almendras y pelarlas.
  4. Pelar los dientes de ajo y majarlos en un mortero junto con las almendras.
  5. A continuación, poner en la batidora la miga de pan escurrida, el agua del remojo reservada, el majado del mortero, el aceite, el resto del agua y una pizca de sal. Batir hasta conseguir una crema fina y suave. Añadir dos cucharadas de vinagre, comprobar el punto de sal y vinagre y volver a batir.
  6. Verter la crema en un recipiente y dejar enfriar en la nevera durante 2 horas.
  7. Si se desea menos espesa se puede aclarar con un poco de agua fría antes de servir, si fuera el caso, comprobar de nuevo el punto de sal y vinagre.
  8. Decorar si se desea con los picatostes y el cebollino.

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *