Anchoas marinadas en zumo de fruta

Las anchoas marinadas son deliciosas de cualquier manera que las hagas, pero si son marinadas en zumo de fruta, para mi ya son un pecado, podría estar comiendo sin parar durante horas hasta que me salgan por las orejas (bueno es un decir…todo tiene límites). Con esta forma de marinarlas tienes la ventaja que le añades vitamina C y antioxidantes. También es cierto que son un poco engorrosas de limpiar, y que después te dejan en las manos un olor a pescado que no se te va en horas, pero yo lo soluciono poniéndome unos guantes de esos de usar y tirar y ya no tengo problema. Pero también puedes pedir en la pescadería que te los limpien, no todas lo hacen, es cierto, pero si encuentras alguna que te las limpie no pierdas la oportunidad.

Y sin más preámbulos aquí os dejo la receta, ya me diréis que tal está y si ha merecido la pena.

Dificultad: media

Tiempo de preparación: 30 minutos (más el tiempo de marinado)

Ingredientes para 4 personas

  • 16 anchoas
  • 250 ml de zumo de piña natural
  • 250 ml de zumo de manzana natural
  • el zumo de 1 lima
  • 1 rama de perifollo
  • 100 ml de aceite de oliva virgen extra
  • 1 pizca de jengibre rayado
  • 3 cucharadas de vinagre de manzana
  • 1 pizca de pimienta rosa
  • 1 rodaja de limón
  • sal fina
  • sal gruesa

Preparación

  1. Como he dicho antes, me pongo los guantes y limpio a conciencia las anchoas. Les quito la espina con mucho cuidado, las lavo debajo del grifo.
  2. Cuando están bien limpias las seco con un papel de cocina para eliminar el agua, las pongo en un plato y les pongo sal gorda y las dejo en la nevera durante 15 minutos.
  3. Para elaborar la marinada de frutas, mezclar en un cuenco los zumos de piña, lima y manzana. A continuación, añadir el vinagre, la pimienta y el jengibre y mezclar bien. Introducir en el marinado los lomos de anchoa, procurando que queden sumergidos y añadir la rodaja de limón. Tapar el cuenco con film transparente y reservar en la nevera durante 12 horas.
  4. Disponer los lomos de anchoas en una bandeja de servir. Condimentar con la sal fina y el perifollo. Por último, rociar con un buen chorro de aceite de oliva virgen extra y servir.

Nota: Sin duda, esta receta será del gusto de los paladares más exigentes, por su exotismo y su amplio abanico de aromas. El jengibre, por su parte, es muy beneficioso para el sistema circulatorio, mientras que la piña favorece la digestión, por lo que este plato es una verdadera bomba de salud.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *