Cocido de conejo con gurullos. Receta de Almería

Cocido de conejo con gurullos. Almería, donde el sol pasa el invierno. Este fue el lema que inventó el empresario turístico Rodolfo Lussnigg para referirse a la ciudad de Almería, debido a sus agradables inviernos suaves, que se complementan con unos veranos no muy calurosos: la temperatura media son 20 °C. Y, como no, sabores de Oriente, es lo que podemos encontrar cuando recorremos las calles de la cuidad.

Así, al instante, nos saltan a la vista los edificios remarcables que la cultura de la antigua al-Ándalus diseminó por la ciudad. Por ejemplo, la Alcazaba se eleva majestuosa para hablar de parte de la historia almeriense, de cuando esta era un reino taifa, y en su interior se puede contemplar un importante yacimiento arqueológico. Para complementar la fortificación, se levantaron y se pueden contemplar hoy las murallas del Cerro de San Cristóbal, que primero descienden hacia el norte a través del barranco de La Hoya y luego ascienden hasta este cerro. Todo un espectáculo arquitectónico. Pero no olvidemos su gastronomía, que es rica y abundante. Os dejo una receta típica de la zona, los gurullos..

Para 4 personas

Dificultad: media

Tiempo: 1 hora y 30 minutos

 Ingredientes:

  •  1 kg de conejo
  • 2 tomates maduros
  • 2 dientes de ajo
  • 100 ml de vino blanco
  • 2 tomates maduros
  • 100 g de almendras crudas peladas
  • 1 cucharada de pimentón
  • 2 pimientos verdes
  • 1 rama de perejil
  • 1 ramita de tomillo fresco
  • 200 ml de aceite de oliva
  • sal
  • Para los gurullos:
  • 150 g de harina
  • 75 ml de agua
  • 2 cucharadas de aceite

Preparación:

  1. Primeramente, preparar los gurullos hacer una mezcla con la harina, el aceite y el agua.
  2. Después, amasar hasta formar una pasta suave y elástica. hacer bolitas del tamaño de un garbanzo y, a continuación darle forma de grano de arroz. Reservar.
  3. A continuación, lavar y cortar en cuartos los tomates y los pimientos.
  4. Seguidamente, cortar el conejo en trozos pequeños, freírlos y colocarlos en una cacerola.
  5. Majar los dientes de ajo, la ramita de perejil, las almendras y el pimentón.
  6. Disolver la mezcla con el vino blanco y un poco de agua. Verterlo en la cacerola con el conejo y dejarlo a fuego suave.
  7. Añadir al conejo los tomates y los pimientos troceados junto con la ramita de tomillo.
  8. Cocerlo todo a fuego lento; a media cocción añadir los gurullos. Sazonar con sal.
  9. Por último, retirar del fuego cuando los gurullos estén cocidos y servir caliente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *