Corazones de rosa y vainilla

Corazones, esta vez si que vamos a tener tiempo para crear unas deliciosas galletas en forma de corazón para sorprender a nuestras parejas.

Es verdad que el ritmo de vida de hoy en día nos deja poco tiempo para poder disfrutar de la cocina como nos gustaría.

Y así, poco a poco, casi sin que nos demos cuenta, dejamos de disfrutar de muchas cosas, sobre todo de aquellas que precisan de nuestra atención, paciencia y mimo.

Una de las tradiciones que, sin duda, más se resiente de ello es la dulce costumbre de preparar repostería en casa.

Debemos detenernos un momento y reflexionar sobre lo que nos aporta esta simple y sana tradición: salud, pues la pastelería hecha en casa es por supuesto la más sana, ya que controlamos cada uno de los ingredientes y los pasos de elaboración; alegría, pues se trata de un momento feliz, con la gratificación que proporciona el hacer algo por nosotros mismos, e inmediato, ya que los objetivos se consiguen a muy corto plazo de tiempo; calor de hogar, pues no hay momento mejor para compartir en compañía de familia o amigos que el proceso de preparar, por ejemplo, unas galletas para un día especial.

Debemos encontrar el momento para poder disfrutar de una de las actividades humanas que más nos apetece hacer. Así que esta vez hay que sacar tiempo de donde sea, porque vamos a hacer unas galletas deliciosas en forma de corazón para el día de San Valentín. ¡¡Porque tu pareja se lo merece!!

 Para 10 unidades

Dificultad: media

Tiempo: 1 hora y 30 minutos

Ingredientes:

  • 100 g de mantequilla
  • 50 g de azúcar glas
  • ½ cucharadita de esencia de vainilla
  • ½ cucharadita de agua de rosas
  • colorante alimentario rosa
  • 100 g de harina de trigo
  • 50 g de harina de maíz
  • 200 g de chocolate blanco

Preparación:

Lo primero, es sacar la mantequilla de la nevera unos 20 minutos antes de la preparación de la receta.

Para empezar, en un cuenco, batimos la mantequilla con el azúcar. Mezclamos bien y agregamos la vainilla y el agua de rosas. Cuando la masa tenga una textura uniforme, agregamos unas gotas de colorante rosa y mezclamos bien. El rosa debe quedar pálido, ya que con el horneado suele oscurecerse.

Tamizamos los dos tipos de harina y las mezclamos. Incorporamos a la masa y removemos hasta que se integren.

Volcamos la mezcla en la superficie de trabajo previamente enharinada y amasamos con suavidad hasta formar una bola. Envolvemos la masa en film transparente y la dejamos reposar en la nevera durante 15 minutos.

Pasado el tiempo de reposo, precalentamos el horno a 170 ˚C y mientras se calienta, estiramos la masa con un rodillo hasta dejarla de un grosor de 3 mm.

Usamos un cortador con forma de corazón para recortar las galletas.

Cubrimos una bandeja de horno con papel sulfurizado y disponemos encima las galletas. Cocerlas durante 35 minutos, vigilando bien que las galletas no se pongan marrones y pierdan su color rosa.

Pasados los 35 minutos, las retiramos del horno y las dejamos enfriar sobre una rejilla.

Para preparar la cobertura, fundimos al baño maría el chocolate blanco. Sumergimos la mitad de cada corazón a lo largo en la cobertura y colocamos los corazones sobre una rejilla hasta que el chocolate se endurezca.

Nota: el chocolate blanco lo podemos sustituir por chocolate negro, según sea el gusto de cada uno.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *