Costillas de cordero con melocotones de Calanda

Costillas de Cordero con melocotón. Los melocotones de Calanda destacan por su gran tamaño, su sabor dulce y su textura carnosa han convertido el melocotón de Calanda en la fruta más famosa de Aragón y en una de las grandes embajadoras de esta tierra. Gran parte de su éxito se debe al embolsado a mano, que conserva su calidad, lo protege de enfermedades y plagas y hace que podamos disfrutarlo hasta entrado el otoño.

¿Donde se cultiva este rico melocotón?

El melocotón de Calanda se cultiva entre las provincias de Teruel y Zaragoza, en la región conocida como Bajo Aragón. Seguramente llegó aquí durante la Edad Media, cuando fue introducido por los árabes desde Oriente. Y el melocotón se adaptó bien a esta tierra árida, de escasa lluvia y temperaturas extremas, azotada por el viento del cierzo. Sin embargo, las primeras referencias escritas datan del siglo XIX, cuando se exportaron orejones a la Exposición Universal de París de 1867 de Napoleón III. Parece que los antiguos productores ya se lanzaron a conquistar el mercado internacional.

Para 4 personas

Dificultad: media

Tiempo: 35 minutos (más el tiempo de maceración)

Ingredientes:
  • 16 costillas de cordero
  • 8 cucharadas de aguardiente
  • 4 cucharadas de mermelada de melocotón
  • 3 cucharadas de salsa de soja
  • 100 g de pan rallado
  • 1 ramita de romero fresco
  • 2 cucharadas de mantequilla
  • 350 g de melocotones en conserva
  • aceite de oliva
  • pimienta molida
  • sal 
Preparación:
  1. Poner en un cuenco grande la mermelada de melocotón y mezclarla con el aguardiente y la salsa de soja.
  2. Salpimentar las costillas y agregarlas al cuenco. Remojarlas bien y dejarlas macerar en la nevera durante 3 o 4 horas.
  3. Pasado este tiempo, sacar las costillas y espolvorearlas con el pan rallado. Reservar el adobo.
  4. Precalentar el horno a 180 ºC.
  5. Forrar la bandeja del horno o una fuente con papel de aluminio y colocar las costillas con un poco de aceite. Asar las costillas 15 o 20 minutos, hasta que estén doradas.
  6. Mientras tanto, fundir la mantequilla en una sartén. Cortar los melocotones en dados y añadirlos a la sartén. Picar el romero y agregarlo también. Dorar unos minutos y rociar con un poco del adobo reservado.
  7. Servir las costillas de cordero bien calientes acompañadas con los melocotones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *