Hojaldre con salmón y salsa de almendras

Si tengo que decantarme por algún alimento estrella para cocer con hojaldre, sin duda alguna elegiré el pescado, y no es por nada, es porque tiene las características perfectas para este tipo de cocción. Ya sabéis que el pescado, al ser una carne blanda, necesitará muy poco tiempo de horno y, dada su jugosidad, el resultado es perfecto yo os lo recomiendo.

Sea el pescado que sea, pues envuelto en hojaldre, es el mismo efecto que si lo hiciéramos en papillote, todos quedan bien, tan solo hay que sazonarlo lo justo y si queréis podéis agregar algunas hierbas aromáticas, pueden ser cualquiera pues todas casan a la perfección. Una manera de realzar el sabor del pescado, si no queréis emplear ningún tipo de aceite o hierbas, es rociarlo con un buen chorro de limón. Así, sin más, se logrará un delicioso, sano y nutritivo plato. Tanto en filetes como en cubos, el pescado puede hacerse con el corte que más  guste. Por supuesto, siempre hay que eliminar las espinas para no llevarnos ningún susto. 

Para 4 personas

Dificultad: media

Tiempo: 45 minutos

Ingredientes:

Para el hojaldre

  • 2 planchas de masa de hojaldre
  • 4 lomos de salmón           
  • 2 yemas de huevo
  • aceite de oliva virgen extra
  • sal

Para la salsa de almendras con vino blanco

  • 150 g de almendra cruda molida
  • 150 g de pan tostado
  • 100 ml de vino blanco
  • 150 ml de nata líquida
  • aceite de oliva virgen extra
  • pimienta
  • sal

Preparación:

Primero que nada precalentamos el horno a 200 ˚C. más o menos porque cada horno es un mundo y cada uno conoce el suyo.

Mientras el horno se calienta vamos a ir preparando la salsa de almendras. Ponemos un chorrito de aceite de oliva en un cazo y lo ponemos al fuego para que se caliente.

Cuando veamos que el aceite esté caliente, le incorporamos la almendra molida y rehogamos un poquito para que no quede cruda, pero con sumo cuidado para que no se queme, porque la almendra es muy delicada.

Seguidamente, añadiremos el pan tostado desmenuzado y le damos unas vueltas con una espátula de madera. Vertemos después el vino blanco y cocemos a fuego lento durante 5 minutos sin dejar de remover.

A continuación le agregamos la nata líquida, salpimentamos la salsa a nuestro gusto y cocemos 2 minutos más, retiramos el cazo del fuego y lo reservamos.

Ahora le toca el turno a los hojaldres, cortamos cada plancha en 4 piezas iguales. Desmenuzamos los 4 lomos de salmón y repartimos cada uno en una pieza de hojaldre. Aliñamos con un chorrito de aceite de oliva.

Después, rociamos con 2-3 cucharadas de salsa de almendras cada porción de salmón.

Batimos las 2 yemas de huevo y mezclamos con un chorrito pequeño de agua. Pincelamos con la yema de huevo los bordes de las 4 piezas de hojaldre restantes, para que después queden bien selladas con las inferiores y no se despeguen dentro del horno. Colocamos cada una de ellas encima del salmón y presionamos los bordes con un tenedor para sellar entre sí las dos piezas.

Preparamos una bandeja para horno con papel sulfurizado y colocamos encima los hojaldre de salmón. Pincelamos la parte superior de los hojaldres para que al hornearse queden brillantes.

Introducimos en el horno y cocemos 15 minutos.

Pasado ese tiempo, retiramos los hojaldre del horno y los servimos s acompañados del resto de la salsa de almendras.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *