¿Conoces la mejor manera de hervir pasta?

¿Cual es la mejor manera de cocer la pasta?

Tanto la pasta seca como la fresca se hierven de la misma manera; la única diferencia consiste en el tiempo de cocción. Para que no se aglutinen, deben introducirse en abundante agua salada, unos 4 l por cada 500 g de pasta, y muy al contrario de lo que la mayoría de gente piensa, no se le pone aceite al agua. El agua debe estar en plena ebullición cuando se echen las pastas, ya que el burbujeo del agua ayuda a mantenerla separada. Hay que removerla suavemente al iniciar la cocción para que se desenreden bien.

Al dente

Las pastas deben hervirse hasta que se ablanden, pero no demasiado. La expresiónn italiana que determina una cocción perfecta es al dente, «al diente», lo que significa que está a punto, firme y todavía ligeramente resistente en la parte central. La pasta fresca, estaría al dente entre 2 y 5 minutos, según el tipo de pasta y si es rellena o no; la pasta seca necesita doblar como mínimo el tiempo de cocción. Cada fabricante determina en el paquete el tiempo de cocción, es imprescindible seguirlo al pie de la letra.

Escurrir

Cuando la pasta está cocida, debe escurrirse inmediatamente para interrumpir la cocción. Puede utilizar un tenedor de madera para pasar la pasta larga como los tallarines y espaguetis a una fuente caliente. También puede escurrirla en un colador, el método más apropiado para la pasta más pequeñas. Es importante no ponerla debajo del grifo, ya que con este método se le va el sabor a la pasta.

Como servirla

La manera habitual de preparar la pasta es, una vez hervida y escurrida, disponerla en una fuente y mezclarla con una salsa, esta puede consistir simplemente en aceite de oliva o mantequilla o, por ejemplo, una salsa de carne. Los acompañamientos sencillos son especialmente apropiados para las pastas frescas, cuyo delicado sabor quedaría enmascarado con una salsa fuerte. Unos tallarines frescos, por ejemplo, se sirven simplemente con mantequilla y queso parmesano rallado. Unas tallarines ondulados (trenette), por el contrario, se pueden servir, por ejemplo, con patatas y judías verdes; la pasta y las hortalizas se sirven con pesto, una salsa a base de albahaca y ajo.

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *