Mejillones a la panadeira. Receta gallega

Mejillones a la panadeira. El pescado y el marisco gallego es uno de los más apreciados de las costas españolas.

La variedad es tan abundante que resulta difícil hacer una enumeración de todas las especies que se pescan: rodaballo, lenguado, mero, merluza, besugo, abadejo, robaliza, pinto, maragota, sardina y jurel son las especies más conocidas.

Para degustarlos, los hombres del mar inventaron la caldeirada, un plato en el que se mezclan muchos pescados en un gran guiso (y que os pondré en otro post). Mero, congrio, pinto, maragota o abadejo son los más adecuados para su preparación.

En cuestión de mariscos tampoco se quedan a trás: bogabante, santiaguños, percebes, almejas, buey de mar, ostras navajas, vieiras, mejillones.

Si, los mejillones de Galicia son divinos y preparados a la panadeiras resultan exquisitos. No os lo perdáis, os dejo la receta.

 Para 4 personas

Dificultad: baja

Tiempo: 1 hora

Ingredientes:

  • 2 kg de mejillones
  • 4 cebollas pequeñas
  • 100 g de beicon
  • 3 tomates maduros
  • 1 pimiento verde
  • 1 pimiento rojo
  • 6 dientes de ajo
  • 1 cucharada de pimentón dulce
  • 1 copa de vino blanco
  • 2 hojas de laurel
  • pan rallado
  • perejil
  • unas hebras de azafrán
  • 100 ml de aceite de oliva
  • sal

Preparación:

  1. Limpiar y lavar los mejillones. En una cazuela con el vino blanco y el laurel, cocerlos al vapor y retirarlos de la cazuela apenas se hayan abierto. Colar y reservar el jugo de la cocción.
  2. Para elaborar el sofrito, poner al fuego una cazuela con el aceite. Cuando se haya calentado, rehogar a fuego lento los pimientos, las cebollas, los ajos y el beicon, todo picado muy fino.
  3. A media cocción, incorporar el pimentón y el tomate pelado y triturado, y cocer hasta que el sofrito esté bien concentrado.
  4. En ese momento, agregar el azafrán y 100 ml del jugo de los mejillones reservado. Proseguir la cocción 5 minutos más.
  5. Desechar la valva superior de los mejillones. Disponerlos boca arriba en una fuente refractaria y verter por encima la salsa, repartiéndola uniformemente. Espolvorear el pan rallado y el perejil picado y gratinar los mejillones hasta que la superficie quede dorada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *