Piperrada con huevo. Receta de Navarra y País Vasco

Piperrada. En este caso sí estamos frente a una exquisita guarnición que se sirve generalmente con carnes y pescados. Su nombre proviene de la palabra euskera piper, que quiere decir ‘pimiento’.

Se elabora dorando en una cazuela diferentes hortalizas, entre las que nunca debe faltar el pimiento, por supuesto. Se utilizan el verde y el rojo —y en el País Vasco el pimiento de Ezpeleta—, además de cebolla y tomate. También se puede preparar como primer plato, añadiendo en tal caso a la cazuela un huevo para que cuaje. Los colores de la piperrada representan la bandera vasca —rojo, verde y blanco— y es también muy típica de Guipúzcoa y Labort-Lapurdi (País Vasco francés).

La chanfaina de Cataluña es similar a la piperrada navarra, aunque además lleva berenjena y se condimenta con perejil. En algunas comarcas de Valencia esta especie de pisto recibe el nombre de mullador, palabra que podría tener relación con el moje murciano. A lo largo y ancho de la geografía española hay otras preparaciones similares con la misma base de pimientos y cebolla, como son la fritada, el pisto manchego, la fritura riojana o el chilindrón vasco, incluso el tombet mallorquín.

Quizás el evento en el que se hace más patente la importancia en de este típico acompañamiento es en el tradicional zikiro jate de Zugarramundi, una famosa fiesta en la que se preparan enormes calderos de piperrada para acompañar al carnero castrado (zikiro), un cordero criado en el campo que da una carne de extraordinario sabor.

Piperrada con huevos

Para 4 personas

Dificultad: baja

Tiempo: 40 minutos

Ingredientes:

  • 2  cebollas grandes
  • 4 pimientos verdes
  • 4 pimientos rojos
  • ½ kg de tomates
  • 200 g de jamón serrano
  • 100 ml de aceite de oliva
  • 4 huevos
  • pimienta blanca
  • sal

Preparación:

  1. En primer lugar, rehogar en una cazuela con el aceite las cebollas peladas y bien picadas.
  2. Después, añadir los pimientos lavados picados y, cuando estén hechos, agregar los tomates pelados y cortados en trozos pequeños. Salpimentar.
  3. A continuación, cuando el sofrito esté listo, verterlo en una fuente para horno o en recipientes individuales que puedan ir al horno.
  4. Seguidamente, repartir el jamón cortado en trozos en los recipientes.
  5. Dejar unos pequeños espacios para romper en ellos los huevos, como si se echaran en una sartén para freír.
  6. Introducir la fuente (o recipientes) en el horno unos minutos, hasta que los huevos cuajen.
  7. Servir la piperrada con huevos bien caliente, acompañada con pan tostado.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *