Receta de Pollo al chilindrón. Una receta tan clásica como deliciosa.

Según tengo entendido, el pollo al chilindrón proviene de Aragón.

Polvo, niebla, viento y sol, y donde hay agua, una huerta; al norte, los Pirineos: esta tierra es Aragón.

Descrita así por José Antonio Labordeta, la comunidad de Aragón está muy marcada por sus duras y a menudo extremas condiciones naturales.

Su geografía combina picos de más de 3.000 m en los Pirineos con zonas en el cauce del Ebro que no llegan a los 200 m de altitud, cimas nevadas en el Parque Nacional de Ordesa con la tierra semidesértica de los Monegros.

Y por lo que respecta al clima, concurren largos y duros inviernos con veranos de calor asfixiante, de los que sólo se salva la suave meseta central; reinan el poderoso viento frío y seco del cierzo (que, según decía Catón en el siglo II, era «capaz de derribar a un hombre armado y carretas cargadas») y el bochorno del levante.

Aquí os dejo la receta y por supuesto animaros a visitar estas maravillosas tierras llenas de contraste.

Pollo al chilindrón
Preparación
1 h
Tiempo total
1 h
 
Plato: Primer principal
Cocina: Aragonesa
Raciones: 4 Personas
Ingredientes
  • 1,5 kg de pollo
  • 200 g de jamón serrano
  • 1 cebolla
  • 2 pimientos rojos
  • 2 pimientos verdes
  • 4 to mates
  • 2 dientes de ajo
  • 1 cucharada de pimienta blanca molida
  • 200 ml de aceite de oliva
  • sal
Elaboración
Preparación:
  1. Limpiar bien el pollo, cortarlo en trozos medianos y reservar.
  2. Poner una sartén grande al fuego con el aceite, cuando esté caliente, freír los dientes de ajo sin pelar hasta que se doren, y retirarlos.
  3. Incorporar los trozos de pollo a la sartén y freírlos, salpimentar y remover.
  4. Cuando el pollo comience a dorarse, agregar el jamón cortado en dados pequeños y la cebolla pelada y picada.
  5. Cuando la cebolla comience a tomar color, agregar los pimientos, limpios y cortados en trozos pequeños y los tomates pelados y troceados.
  6. Dejar cocer hasta que el pollo esté tierno, removiendo constantemente y con cuidado que no se queme.
  7. Servir bien caliente y decorado al gusto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *