Receta de Cachón (sepia, choco) en su tinta

Entre los platos populares de la zona de Santander destaca el cachón; tanto es así, que a los vecinos de Maliaño se les denomina popularmente «cachoneros», por su antigua dedicación a la captura de este cefalópodo con el que se elaboran mucho platos.

El Cachón, una delicia del mar

La manera más habitual de preparar el cachón es guisarlo en su tinta con cebolla y, si se quiere, añadiendo unas patatas. Desde hace algunos años se organiza cada primavera el Festival del Cachón, orientado a la difusión de este producto. El programa de actos incluye degustación popular, salida al mar, elección del Cachonero Mayor, concurso de pintura infantil, además de unas jornadas gastronómicas en honor del cachón, por supuesto.

Para 4 personas

Dificultad: alta

Tiempo: 1 hora y 30 minutos

Ingredientes:

  • 1 cachón de 1,5 kg aprox. (sepia)
  • 2 cebollas grandes
  • 2 dientes de ajo
  • 200 ml de tomate frito
  • la tinta del cachón
  • 1 ramita de perejil
  • 1 vaso de vino blanco seco
  • aceite de oliva
  • sal

Preparación:

Lavar bien el cachón por dentro y por fuera, y eliminar la piel oscura que lo cubre. Trocearlo en dados medianos.

Pelar las cebollas y cortarlas en daditos muy menudos.

Poner al fuego una cazuela con aceite y sofreír la cebolla a fuego fuerte.

Remover hasta que empiece a estar transparente y después bajar el fuego al mínimo.

Dejar la cebolla al fuego hasta que se dore, unos 10 minutos.

Majar en el mortero los ajos pelados y picados junto con el perejil; agregar el vino blanco y reservar.

Echar en la cazuela con la cebolla los trozos de cachón hasta que se doren ligeramente. Una vez dorados, añadir el majado.

Esperar a que el vino se evapore y añadir entonces el tomate; remover.

Aparte, en un vaso con un poco de agua, verter la tinta del cachón y remover. Verter la tinta en la cazuela.

Hay que tener en cuenta que el cachón ha de quedar completamente cubierto de líquido. Si fuera necesario, añadir agua.

Cocer todo a fuego lento durante unos 40 minutos. Ir añadiendo agua si el guiso se secase.

Servir el cachón decorado al gusto.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *