Receta de Croquetas de morcilla

Humm, las croquetas, ¿a quien no le gustan? Creo que hay muy poca gente a los que no les guste esta delicia. ¡Son tan versátiles! Se pueden hacer de casi cualquier ingrediente de carne, de pescado de verdura, de sobras del día anterior.

En fin, en casa podemos hacer croquetas de jamón, queso, setas, pollo, cocido, atún, salmón, de chorizo… y de morcilla, una exquisitez, la primera ves que las probé fue en Logroño y a partir de ahí las vengo haciendo en casa cada vez que puedo.

A la hora de realizar la masa, la verdad es que lo hago un poco a ojo, suelo poner 3 o 4 cucharadas de harina y le voy agregando leche hasta que consigo una masa espesa y manejable. 

Os dejo la receta de croquetas de morcilla y espero que la disfrutéis.

 Para 4 personas

Dificultad: media

Tiempo: 1 hora (más 1 hora de refrigeración)

 Ingredientes:
  • 2 morcillas
  • 100 g de mantequilla
  • 3-4 cucharadas de harina
  • 500 ml leche entera o la necesaria
  • 1 cebolla
  • aceite de oliva
  • 1 huevo
  • pan rallado
  • sal
  • pimienta
Preparación:

En primer lugar picar la cebolla en dados de pequeño tamaño. Pelar las morcillas y desmenuzar la carne de su interior. En una cazuela pequeña con aceite de oliva sofreír la cebolla a fuego bajo hasta que se dore.

A continuación, añadir la morcilla, dar un par vueltas, incorporar la mantequilla y, cuando se haya derretido, añadir la harina. Remover de manera continuada con una cuchara de madera hasta que se hayan fundido todos los ingredientes y la harina no esté cruda.

Seguidamente, añadir entonces la leche y salpimentar. Cocinar durante 2 minutos más y remover hasta que la besamel resultante no se pegue a las paredes de la sartén.

Después, dejar que se temple un poco y echar la besamel en plástico transparente formando paquetes de unos 20 cm de largo y unos 4 cm de ancho. Envolverlos como si fueran caramelos, cerrándolos con cuidado. Dejar enfriar durante una hora en la nevera.

Sacar la besamel, que habrá adquirido forma de barra. Cortarla con un cuchillo en función del tamaño deseado para las croquetas (esta es una formula, pero también se puede dejar en una bandeja en la nevera hasta que se enfríe y después coger porciones con una cuchara y dar la forma de croquetas con las manos). Batir el huevo y pasar las croquetas por él.

Después hacer lo mismo con el pan rallado. Freírlas en abundante aceite de oliva durante unos minutos a temperatura elevada. Colocar sobre papel de cocina para que absorba el exceso de aceite antes de servirlas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *