Receta de Sardinas trechadas o rellenas

Asturias no se entendería sin el mar Cantábrico. El mar es la frontera natural del Principado y también fuente de ingresos durante siglos. Fue un motor económico al tiempo que escenario de trágicos accidentes y responsable de buena parte de la riqueza gastronómica de Asturias. En sus lonjas se despacha gran parte del pescado que surte a toda España.

El arte de la pesca de hoy en día en poco se parece ya al de antaño. De sistemas rudimentarios y pequeñas embarcaciones los pescadores han pasado a innovaciones tecnológicas y naves que les permiten estar durante días y días en campañas pesqueras. Sin embargo, hay varios aspectos tradicionales que se mantienen y que pueden resultar de lo más curioso para quien no está familiarizado con el sector. Os recomiendo una visita a alguna de las lonjas asturianas ya que nos permite conocer parte del ritual de cómo se vende el pescado que posteriormente llegará a los establecimientos. Y de paso descubrir algunas especies que no son tan conocidas o que son mas bien propias del Principado.

En este caso os dejo la receta de sardinas trenchadas.

Para 4 personas

Dificultad: media

Tiempo: 50 minutos

Ingredientes:
  • 20 sardinas medianas
  • 500 g de cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • 150 g de miga de pan
  • 1 huevo
  • 100 ml sidra natural
  • 100 ml vino blanco
  • aceite de oliva
  • harina
  • perejil
  • sal
Preparación:

Limpiar las sardinas y abrirlas por la mitad para retirar la espina. Dejarlas abiertas como si fuera un libro y aplastarlas ligeramente con las manos.

Picar el ajo y la cebolla y echarlos a una sartén con aceite de oliva a fuego medio.

Cuando empiecen a pocharse incorporar la miga de pan y sofreírlo todo.

Después echar el perejil, previamente picado, sin dejar de remover.

Batir el huevo y añadirlo a la mezcla. Remover pero no dejar que llegue a cuajar del todo. Retirar del fuego.

Extender una cucharada de esta mezcla en el centro de cada sardina y luego cerrarlas.

Pasar por harina y freír en abundante aceite a fuego medio.

Trasladarlas de la sartén a una cazuela apta para el fuego, donde se van colocando.

Verter por encima el vino y la sidra, un poco de agua y aceite de oliva.

Dejar estofar a fuego bajo durante 10 minutos.

Cuando se haya reducido el líquido y se vea que las sardinas están hechas, retirarlas y presentarlas sin la salsa.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *