Receta de Tarta de San Marcos

No se sabe a ciencia cierta cuando se comenzó a elaborar la tarta de San Marcos. Lo que si sabemos es que es un postre típico de Castilla y León y que su nombre hace referencia al Convento de las Monjas de San Marcos, cuyos orígenes se remontan al siglo XII y fue fundado por la reina doña Sancha. Este convento que también era templo y hospital para los peregrinos jacobeos, se ha convertido hoy en día en Parador de turismo.

Esta deliciosa tarta de nata, chocolate y yema, es un deleite para los paladares más exigentes y se suele tomar como merienda o como dulce tras una buena comida en familia. Generalmente, en las grandes ocasiones, es la mejor excusa para brindar, así que reserva unas buenas botellas de cava bien frío: todos lo celebrarán.

Para 8 personas

Dificultad: alta

Tiempo: 1 hora y 30 minutos (más el tiempo de refrigeración)

Ingredientes:
  • 4 huevos
  • 120 g de azúcar
  • 120 g de harina
  • 400 g de nata montada con azúcar
  • Mantequilla (para engrasar)
Para el almíbar:
  • 200 ml de agua
  • 100 g de azúcar
Para la trufa:
  • 200 g de chocolate negro
  • 200 ml de nata montada con azúcar
Para el baño de yemas:
  • 6 yemas de huevo
  • 100 g de azúcar
  • 3 cucharadas de agua
Para la decoración:
  • Nata montada
  • Frutas rojas al gusto
  • Almendras fileteadas
Preparación:

Precalienta el horno a 180 °C.

Separa las yemas de las claras y bate estas últimas a punto de nieve. Agrega poco a poco el azúcar, sin dejar de batir, hasta que esté completamente integrada. A continuación, agrega las yemas y bate. Ahora, incorpora poco a poco la harina tamizada, mezclando con una espátula y con movimientos envolventes.

Engrasa una bandeja de horno con un poco de mantequilla y enharínala. Extiende la masa de manera uniforme y hornea durante 10-15 minutos. Pasado ese tiempo, retira la bandeja del horno y déjala enfriar.

Para la trufa, derrite el chocolate al baño maría. Dispón la nata en un cuenco y agrega el chocolate derretido poco a poco, batiendo a velocidad baja hasta que se integre. Reserva en la nevera.

Para el baño de yemas, prepara en un cazo un almíbar al fuego a punto de hebra gruesa con el azúcar y el agua. Bate las yemas, viértelas en este almíbar y mezcla. Continúa la cocción durante un minuto más hasta que la mezcla espese, sin dejar de remover. Cuando esté listo deja que se enfríe a temperatura ambiente.

Prepara el otro almíbar cociendo el azúcar con el agua hasta que tenga una textura lisa y no espese demasiado.

Para montar el pastel, corta el bizcocho en tres partes iguales. Dispón una de ellas en una bandeja y empapa con el almíbar. A continuación ve montando capas de la siguiente forma, empapando el bizcocho cada vez: trufa, bizcocho, nata montada con azúcar, plancha de bizcocho y finalmente cubre con la crema de yema. Decora con nata montada y frutas rojas. Cubre los laterales con almendras fileteadas. Reserva en la nevera durante 2 horas y sirve.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *