Rosas de miel

Rosas de miel. Este delicioso postre tiene su origen en la gastronomía árabe. Fueron ellos los que nos dejaron una herencia extraordinaria en la elaboración de dulces.

¿Solo hay una forma de hacer flores de miel?

Aunque hay varias versiones, hoy os traigo esta que se elabora con un tipo de masa espesa y se trabaja con las manos. Son deliciosa y muy sencillas de hacer. Esta receta concretamente es típica de Andalucía. Ya sé que tiene muchas calorías, pero de vez en cuando hay que darse un capricho y disfrutar de todas las cosas buenas de la vida. De modo que, manos a la obra y a disfrutar.

Rosas de miel

Ingredientes para 8 personas

Dificultad: alta

Tiempo: 1 hora

  • 2 huevos
  • 200 g de miel
  • 200 g de harina
  • 50 ml de anís seco
  • 50 ml de aceite de girasol
  • aceite para freír

Preparación:

  1. En un cuenco grande, batir los huevos. Incorporar el anís y el aceite de girasol.
  2. Mezclar hasta que los ingredientes queden bien emulsionados.
  3. En ese momento, agregar la harina y trabajar la mezcla hasta conseguir una masa elástica y homogénea.
  4. Cuando la masa esté lista, formar pequeñas bolas con ella y extenderlas con el rodillo sobre la superficie de trabajo enharinada hasta lograr cintas de un grosor de apenas 1 mm.
  5. Con la ayuda de un palito de madera, ir enrollando las cintas de masa una por una para dar forma a las rosas.
  6. Mientras tanto, calentar el aceite de freír en una sartén con las paredes altas. Cuando el aceite esté bien caliente, introducir las rosas por tandas y freírlas hasta que estén doradas pero no demasiado, pues deben quedar tiernas. Dejar las rosas sobre papel de cocina para que suelten el exceso de aceite y se enfríen.
  7. Disponer las rosas en una fuente de servir y bañarlas con la miel, que se habrá de calentar al fuego si no está muy líquida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *