Sopa de ajo a la madrileña

Desde tiempos inmemoriales, el ajo ha sido protagonista de numerosas tradiciones ligadas a la madre naturaleza, ya sea con los pies en el suelo o con cuestiones de índole sobrenatural.

Cuentos, leyendas y supersticiones cargan a este humilde bulbo —desdeñado en muchas culturas por ingrato, pero amado en la nuestra— de un carácter tan fuerte como su aroma y sabor.

El ajo nos gusta hasta en la sopa

De tanto que gusta a este lado de los Pirineos, se suele echar ajo a cuanto se pone al fuego, y en las cocinas de los hogares madrileños se lo toma como si fuera uno más de la familia.

Odas al ajo, monumentos gastronómicos que lo elevan a la sublimidad, el condimento del pueblo por excelencia es el protagonista de uno de los platos más típicos y más antiguos de la cocina madrileña: las sopas de ajo.

Sopa de ajo a la madrileña
Preparación
40 min
Tiempo total
40 min
 
Plato: Primer plato
Cocina: Madrileña
Raciones: 4 Personas
Ingredientes
  • ½ barra de pan duro
  • 4 dientes de ajo
  • 1 cucharadita de pimentón dulce
  • 1,5 l de agua
  • aceite de oliva virgen
  • sal
Elaboración
  1. Preparación:
  2. Cortar el pan en rebanadas ni muy finas, que se quiebren, ni muy gruesas; pelar los ajos y cortarlos en juliana.
  3. En una cazuela verter un buen chorro de aceite y, cuando esté caliente, freír los ajos hasta que se doren. Retirarlos y reservar.
  4. Freír en ese mismo aceite el pan hasta que quede doradito, con cuidado de no quemarlo. Retirarlo con la espumadera y reservar.
  5. Apartar la cazuela del fuego y esperar a que se enfríe el aceite. Cuando esté casi frío, echar el pimentón y remover bien con una cuchara de madera; añadir inmediatamente los ajos, el agua y sal. Poner al fuego y cocer hasta que los ajos estén tiernos.
  6. Seguidamente, agregar el pan frito y continuar con la cocción unos minutos más.
  7. Retirar del fuego y servir la sopa bien caliente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *