Costillas de cordero con melocotones de Calanda

Costillas de Cordero con melocotón. Los melocotones de Calanda destacan por su gran tamaño, su sabor dulce y su textura carnosa han convertido el melocotón de Calanda en la fruta más famosa de Aragón y en una de las grandes embajadoras de esta tierra. Gran parte de su éxito se debe al embolsado a mano, que conserva su calidad, lo protege de enfermedades y plagas y hace que podamos disfrutarlo hasta entrado el otoño.

¿Donde se cultiva este rico melocotón?

El melocotón de Calanda se cultiva entre las provincias de Teruel y Zaragoza, en la región conocida como Bajo Aragón. Seguramente llegó aquí durante la Edad Media, cuando fue introducido por los árabes desde Oriente. Y el melocotón se adaptó bien a esta tierra árida, de escasa lluvia y temperaturas extremas, azotada por el viento del cierzo. Sin embargo, las primeras referencias escritas datan del siglo XIX, cuando se exportaron orejones a la Exposición Universal de París de 1867 de Napoleón III. Parece que los antiguos productores ya se lanzaron a conquistar el mercado internacional.

Para 4 personas

Dificultad: media

Tiempo: 35 minutos (más el tiempo de maceración)

Ingredientes:
  • 16 costillas de cordero
  • 8 cucharadas de aguardiente
  • 4 cucharadas de mermelada de melocotón
  • 3 cucharadas de salsa de soja
  • 100 g de pan rallado
  • 1 ramita de romero fresco
  • 2 cucharadas de mantequilla
  • 350 g de melocotones en conserva
  • aceite de oliva
  • pimienta molida
  • sal 
Preparación:
  1. Poner en un cuenco grande la mermelada de melocotón y mezclarla con el aguardiente y la salsa de soja.
  2. Salpimentar las costillas y agregarlas al cuenco. Remojarlas bien y dejarlas macerar en la nevera durante 3 o 4 horas.
  3. Pasado este tiempo, sacar las costillas y espolvorearlas con el pan rallado. Reservar el adobo.
  4. Precalentar el horno a 180 ºC.
  5. Forrar la bandeja del horno o una fuente con papel de aluminio y colocar las costillas con un poco de aceite. Asar las costillas 15 o 20 minutos, hasta que estén doradas.
  6. Mientras tanto, fundir la mantequilla en una sartén. Cortar los melocotones en dados y añadirlos a la sartén. Picar el romero y agregarlo también. Dorar unos minutos y rociar con un poco del adobo reservado.
  7. Servir las costillas de cordero bien calientes acompañadas con los melocotones.

Deja un comentario