Go Back

Pasta fresca receta básica y fácil

Plato Pasta fresca
Cocina Italian
Keyword pasta al huevo, Pasta fresca, receta básica de pasta fresca

Ingredientes

  • 4 huevos
  • 400 g de harina
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • 1 pellizco de sal

Elaboración paso a paso

  • Pon en un cuenco la harina, haz un hueco en medio y casca en el los cuatro huevos, añade un poquito de sal, como media cucharadita y por último el aceite.
  • Ves mezclando con una espátula hasta que todos los ingredientes estén integrados.
  • Después, deposita la masa en una superficie enharinada, pero con poca harina y amasa con las manos, el resultado ha de ser una masa omogénea y con una textura elástica y no se debe pegar a las manos.
  • Haz una bola y dejar reposar en la nevera, tapada con un paño o film transparente, durante 1 hora.
  • Pasado ese tiempo, saca la masa de la nevera. Si vas a trabajar la masa a mano, enharinar ligeramente la mesa y el rodillo.
  • Forma bolas de masa del tamaño de unos 50 a 70 g, y estirarlas bien con el rodillo hasta formar láminas finas. El amasado a mano es adecuado para hacer grandes láminas de pasta para lasañas o canelones.
  • Para otro tipo de pastas, es preferible utilizar una máquina de pasta. Enharina los rodillos y ajusta la posición de máxima separación.
  • Pasa por la máquina bolas de masa de unos 50 g cada una. Vuelve a pasar la masa repetidas veces, con los rodillos cada vez más cerrados (normalmente hasta la última o penúltima posición), hasta que queden láminas muy finas del grosor deseado.
  • Corta las láminas de pasta según el tamaño y forma que desees. Utiliza para ello un cuchillo afilado, moldes o cortapastas. Si empleas una máquina de pasta, ésta lleva incorporados algunos accesorios para cortar.
  • Una vez la pasta esté lista, la has de dejar secar.
  • Para ello, pon las láminas en un cuenco grande, enharina y tapa con un paño. Otra forma de secar la pasta es “tenderla” como si se tratase de ropa: colgarla en un soporte especial para secar pasta.
  • Si no dispones del mismo, la puedes tender en la rejilla del horno (con la puerta abierta y la rejilla hacia fuera).
  • Cuece la pasta fresca en agua hirviendo durante 2 ó 3 minutos, según tu gusto, y sirvela con tu salsa favorita.
  • Si no la vas a consumir al momento, guarda la pasta, tapada o cubierta con film transparente, en la nevera hasta el momento de utilizarla.